La nueva era de la Moneda y Bachelet

Fotografía: Darío Vargas Fotografía: Darío Vargas
El triunfo de Bachelet no obedeció necesariamente a su programa, sino a las grandes expectativas que generaron sus promesas para poder dar respuestas al creciente malestar expresado por los movimientos sociales y las demandas de un Chile más justo, debido a que se comprometió a refundar el modelo político, económico, social y cultural heredado de la dictadura y profundizado durante la democracia.
Sin embargo, la crisis de legitimidad que afecta hoy a la política y a su Gobierno, ha crecido estrepitosamente con la corrupción develada y ha estancado cada día más estos profundos cambios, que eran su principal bandera de lucha y que hoy no parecen encontrar eco en la ciudadanía.

Vienen tiempos más complejos para este nuevo gabinete y Bachelet ya no será recordada por sus reformas, sino por esta crisis que se le escapa de las manos. El vacío político augura incertidumbre y la pregunta que nos queda sin responder es... ¿quién liderará estos cambios?

En los nuevos tiempos por los que atraviesa nuestra democracia, el descubrimiento de la verdad adquiere una estatura gigantesca, mucho mayor a la de la corrupción; así como la legitimidad de su principal figura, la presidencia, junto a sus ministros e instituciones elegidas democráticamente.
El malestar social ha recurrido al desborde de ese sistema político sometido al poder económico, escenario donde la derecha tampoco ha podido sacar ningún dividendo político, sino todo lo contrario. Pero al margen de los casos Penta y SQM, el caso Caval se transformó en el golpe más duro para Bachelet y su Gobierno, en que la desigualdad, el abuso y el lucro eran, justamente, la bandera que quisieron enarbolar en este nuevo período.
 
Con expectativas económicas estancadas, una baja considerable de apoyo a sus emblemáticas reformas y el descrédito político e institucional, todos los sectores la califican como la crisis más grave desde el retorno a la democracia. Este, quizá, ya no será un quinto Gobierno de la Concertación, sino que el primero de una nueva era de la democracia en un Chile hoy mejor que hace años atrás, gracias a una prensa más o menos independiente, a una opinión pública más informada y crítica hacia sus líderes e instituciones.

Éramos un país mirado con buenos ojos en el concierto latinoamericano y, sin duda, que estos hechos tendrán una gran repercusión en muchos aspectos; mientras este problema no sea enfrentado con liderazgo, la incertidumbre política, social y económica continuará. Vienen tiempos más complejos y Bachelet ya no será recordada por sus reformas, sino por esta crisis que ya se le fue de las manos. El vacío político augura incertidumbre y la pregunta que nos queda sin responder es ¿quién liderará estos cambios?

 
Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.