Logo
Imprimir

¿Y quién habla de alto impacto en estos días?

María de los Ángeles Romo / Fotografía: Darío Vargas María de los Ángeles Romo / Fotografía: Darío Vargas
MARÍA DE LOS ÁNGELES ROMO
Directora Endeavor Chile

Chile se ha visto sacudido en los últimos meses por acusaciones de corrupción que involucran a empresas y a políticos. Se han sumado acusaciones de fraude al fisco, cohecho y tráfico de influencias.

se vuelve relevante y urgente volver a enfocar nuestra energía en recuperar las confianzas que nos permitan volver al deseado clima de negocios" 

Justa o injustamente, por situaciones ligadas a la política y la desconfianza generalizada hacia las instituciones, se ha afectado la imagen del empresario y de la empresa privada, emprendedores grandes, medianos y pequeños.
 
En momentos como estos, vale la pena recordar el rol que las empresas y emprendedores cumplen en el desarrollo de nuestras economías. Vale la pena recordar de qué hablamos cuando hablamos de alto impacto. Los empresarios de alto impacto son aquellos que inician una empresa, la llevan a su máximo crecimiento, logran el éxito con ella y, luego, se convierten en inversionistas o mentores. Buenos exponentes de esta categoría son Bill Gates, Steve Jobs y Reid Hoffman. No existen solo en EE.UU., hay muchos en Latinoamérica y unos cuantos en Chile.
 
Un número pequeño de estos emprendedores de alto impacto se vuelve crítico en nuestros ecosistemas, ya que –directa o indirectamente– influyen en una cifra que va entre el 65 y el 80% de otros emprendedores, y los inspiran a crecer. Una cosa lleva encadenadamente a la otra, existe una correlación positiva entre el crecimiento de las empresas y el producto de los países; aquellos que registran un mayor número de empresas grandes, también logran mayores niveles de PIB.
 
Entonces, se vuelve relevante y urgente volver a enfocar nuestra energía en recuperar las confianzas que nos permitan volver al deseado clima de negocios, al foco en los empresarios de alto impacto y su capacidad de inspirar el crecimiento, la innovación, la creatividad, la productividad y el empleo. En el pasado ya hemos experimentado los lentos procesos de construcción de confianzas y, también, lo frágiles que son para desmoronarlas.

La buena noticia, tal vez luz de esperanza, es que existen en Chile esos empresarios que, no obstante el clima actual, se mantienen enfocados en hacer crecer sus negocios, no para enriquecerse, sino porque entienden que el proceso de crecimiento de sus empresas cataliza el desarrollo del país. De manera transversal, de norte a sur, tenemos empresarios que, por ejemplo, exportan productos industriales en un país no industrial y se plantean cómo no depender de...

 
 

Temas relativos

Revista Innovación & Mercado © 2015 - Todos los derechos reservados. IBL GROUP