Logo
Imprimir

La relevancia del "know who" en las misiones tecnológicas

Renzo Pruzzo / Fotografía: Darío Vargas Renzo Pruzzo / Fotografía: Darío Vargas
Renzo Pruzzo
Gerente Club de Innovación
Hace poco tiempo me preguntaron desde el área de relaciones comerciales del Gobierno de Israel, cómo decidíamos cada uno de los destinos de las misiones tecnológicas que realizamos en el Club de Innovación, como lo fueron de este año a Silicon Valley en marzo y luego a Alemania en octubre recién pasado. La respuesta es que si bien recabamos información sobre los centros de investigación y desarrollo que visitamos para saber las bondades de innovación que nos ofrece, además revisamos las conexiones que tenemos con cada uno de ellos, pero por sobre todo, lo definimos en base a cómo se desarrollan cada uno de los distintos "know" (saber) que podíamos conectar con estos destinos.

Es importante dirigir las conversaciones con los host hacia los problemas concretos de los participantes y no solo buscar la inspiración de los socios, sino que la posibilidad de generación de valor a partir de las conexiones y la colaboración."

El primero es el know how (saber cómo) hacer alguna cosa, ya sea una tecnología, conocimiento sobre ciencias o alguna expertise que tenga valor para la organización. Este se expresa muy bien con centros de Investigación Aplicada como Fraunhofer en Alemania, donde existen tecnologías muy interesantes en distintas índoles, por ejemplo: tratamiento de aguas, ondas y radares, nanotecnología, algoritmos, entre otros. El segundo es el know who saber quién tiene el conocimiento para desarrollarlo y por eso la importancia de conocer a esas personas.
 
De esta manera, el know how y el know who son los que motivaron la última misión tecnológica: el know how, para saber qué estaban desarrollando los centros y empresas que visitamos; el know who para saber quién estaba trabajando en esa área en particular, de forma de articular capacidades para co-crear entre los participantes que eran directores, gerentes generales o gerentes de innovación de algunas empresas. Tuvimos la oportunidad de conocer más de 20 directores e investigadores de ocho Institutos de Fraunhofer Alemania, empresas alemanas con grandes avances como Kuka, Festo, BMW y BASF.
 
Sin embargo, creo que tiene mayor relevancia el know who y aquí pongo como ejemplo los 66 laboratorios de Fraunhofer en Alemania y los más de 24 mil investigadores que este posee, porque es improbable que empresas chilenas lleguen a conocer a cabalidad lo que desarrollan estos 24 mil generadores de conocimiento y al menos en el corto plazo, es complicado que Chile desarrolle una capacidad instalada de investigación y desarrollo equivalente a países como Alemania.

En esta línea, la CEO Mission a Alemania nos conectó con organizaciones que están desplazando la frontera de las aplicaciones comerciales del conocimiento. Por ejemplo, el FHR (Fraunhofer Institute for High Frequency Physics and Radar Techniques), que consistía en el uso de la tecnología de radar y la importancia de este know who fue cómo personas que eran parte de la misión podían conectarse con necesidades de la industria minera, del transporte o del agro. Aquí la posibilidad de co-creación al conectar investigadores con empresas como Enaex, Codelco, Bayer, Basf o Citymovil se volvía muy interesante.

Como conclusiones y reflexionando junto a sus protagonistas, el grupo identificó otros know que finalmente son importantes para sacar el mayor provecho a una misión tecnológica. Me refiero al know where y al know why: el primero, que es saber en qué lugar de la cadena de valor se puede desarrollar una innovación, punto muy importante ya que puede detectar desafíos en los cuales necesitan desarrollar alguna innovación e identificar en terceros las capacidades para co-desarrollar soluciones. De esta forma se pueden dirigir las conversaciones y hace que misiones como las de Alemania sean distintas.

Es importante dirigir las conversaciones con los host hacia los problemas concretos de los participantes y no solo buscar la inspiración de los socios, sino que la posibilidad de generación de valor a partir de las conexiones y la colaboración; finalmente el know why, que se le llamó a la capacidad de las organizaciones y los ejecutivos para encontrar el propósito de llevar a cabo la innovación en sus empresas, en sus colaboradores y las repercusiones para la sociedad. En esta última es donde se generó una visión compartida entre los participantes, ya que todos se sentían representados, sobre cómo impulsarían cambios de paradigmas en sus organizaciones, para lograr así que Chile sea un país más innovador. 

 

Temas relativos

Últimas de Renzo Pruzzo

Revista Innovación & Mercado © 2015 - Todos los derechos reservados. IBL GROUP