Logo
Imprimir

La gran diferencia está en el ecosistema

Arturo Herrera / Fotografía: Darío Vargas Arturo Herrera / Fotografía: Darío Vargas
ARTURO HERRERA
CEO de INNSPIRAL

Silicon Valley (SV) es hace un buen tiempo sinónimo de innovación y emprendimiento a escala global. Muchos, por no decir prácticamente todos los grandes emprendimientos tecnológicos que la están rompiendo en el mundo, tienen sus headquarters en ese lugar. Los fondos de capital de riesgo e inversionistas pasan de meet up en meet up conociendo, conectando e invirtiendo en startups con gran potencial. Empresas de todo el mundo han instalado “antenas” para conectar sus desafíos de negocio con startups con las cuales puedan resolver sus desafíos, asociándose con ellos o adquiriendo parte de la propiedad a través de sus Corporate Venture Capital (CVC).

¿Qué hace que Silicon Valley sea un lugar tan potente para emprender?
Más que ‘copiar’ Silicon Valley, lo que tenemos que hacer es conectarnos con Silicon Valley." 

El volumen importa, en SV hay muchos nodos para conectar: En innovación, el desafío más potente es construir e iterar una idea inicial (que implique resolver un problema potente) hasta transformarla en un negocio escalable. Ese camino está lleno de adversidad, atiborrado de incertidumbre y plagado de hipótesis, dudas y preguntas que parecen difíciles de resolver. Cuando estás en un ecosistema donde muchos actores están desarrollando nuevas tecnologías es mucho más probable que alguna de ellas calce con el desafío que estás tratando de resolver. Hoy Internet ayuda, pero lo que alcanzamos a ver desde aquí es insuficiente.

Pocos conocen el acceso a centros de investigación y desarrollo como SRI (Standford Research Institute) donde más de 2.300 investigadores están desarrollando nuevas tecnologías que impactarán el mundo en los próximos años. Como este, existen miles de nodos para conectar con mucho talento disponible y un sinnúmero de tecnologías al alcance. Gracias a esto, es mucho más probable que desde SV surjan emprendimientos basados en conocimiento tecnológico reciente, que van a introducir y comercializar nuevos productos y servicios que resuelven problemas globales.
 
Entonces, más que “copiar” Silicon Valley, lo que tenemos que hacer es conectarnos con Silicon Valley. Invertir en que nuestros diez mejores emprendimientos dinámicos se instalen allá y crezcan para que se conecten con la mayor cantidad posible de nodos y así se transformen en verdaderos actores globales. Que ellos sean nuestra “punta de lanza” y que empujen el carro para que otros también lo puedan lograr.
Además, se comunican permanentemente casos de éxito y cientos de emprendedores siguen su ejemplo. Nunca he visto que esto pase en nuestro país. Hay tantos que están haciendo emprendimientos muy exitosos y globales que muy pocos en Chile conocen. ¿Qué estamos esperando para destacarlos aún mas? ¿Qué necesitamos para que los niños que están en el colegio quieran ser como ellos...

 
 

Temas relativos

Revista Innovación & Mercado © 2015 - Todos los derechos reservados. IBL GROUP