Logo
Imprimir

Gracias "San Corfo" por favor concedido

Carlos Rohrer / Fotografía: Darío Vargas Carlos Rohrer / Fotografía: Darío Vargas
CARLOS ROHRER
Fundador & CEO Terviu.com

Hace un tiempo se cumplió un año desde que Corfo dejó de entregar fondos para el emprendimiento y debemos decirlo: “¡El ecosistema nunca había estado mejor!”.

Mucho se discutió en su momento sobre el daño que sufriría el ecosistema de emprendimiento en Chile al no contar con el apoyo de Corfo, pero la realidad ha demostrado justamente lo contrario, por no decir ¡todo lo contrario!

a partir del cierre de los fondos Corfo al emprendimiento, nos damos cuenta de que Corfo siempre fue la “vaca” de nuestro ecosistema emprendedor y que “gracias” a ellos este ecosistema maduraba extremadamente lento."

Con el cese de los fondos Corfo al emprendimiento, todo el ecosistema se ha visto obligado a salir, completa y totalmente, de su zona de confort con tal de conseguir los fondos requeridos para sacar sus ideas y proyectos adelante, o simplemente para poder sobrevivir. Esto ha obligado a incubadoras, aceleradoras, fondos de inversión, inversionistas ángeles, emprendedores y todo miembro asociado a este ecosistema a desarrollar nuevas y mejores habilidades para poder salir adelante y seguir avanzando.

Y, si lo pensamos un poco, esta situación en particular no es algo completamente fuera de lo común. No es extraordinaria o especial de Chile.

Hasta hace poco más de un año atrás, Chile era el único país en todo el mundo que contaba con una entidad como Corfo “apoyando" al emprendimiento de forma gratuita. Todos los demás países y ecosistemas han tenido que sobrevivir por sí solos, con sus propios fondos y con cada vez mejores habilidades, desde siempre.

No por nada E.E.U.U. cuenta con un ecosistema tan maduro y potente, porque nunca tuvieron una entidad como Corfo, siempre debieron alcanzar el éxito “por las suyas”, haciendo bootstrapping –un término completamente común en la actualidad– y aprendiendo a pitchear para levantar capital privado, a pitchear donde la oportunidad se presentara y a estar siempre preparado para negociar porcentajes, notas convertibles y safes –de nuevo, términos que hoy son bastante conocidos–. O sea, sin la ayuda de absolutamente nadie.

Hoy, incubadoras, aceleradoras, fondos de inversión y emprendedores, todos tienen que pitchear a privados para levantar los fondos necesarios para sus proyectos y objetivos. Esto ha obligado a un crecimiento, desarrollo y maduración exponenciales de cada uno de los miembros del ecosistema, provocando finalmente una maduración y un crecimiento considerablemente mayores a cuando sí teníamos a “San Corfo”.

Además, el ecosistema de inversión también se ha visto obligado a madurar. Dado que ahora no tenemos Corfo, la exposición de los inversionistas a emprendimientos y emprendedores ha aumentado ampliamente, llegando a niveles muy similares al del ecosistema norteamericano. Actualmente, los inversionistas están mucho más expuestos y son muchos más los participantes, por lo que las cláusulas abusivas de antaño ya se borraron del mapa, debido a la alta...

 
 

Temas relativos

Revista Innovación & Mercado © 2015 - Todos los derechos reservados. IBL GROUP