Innovadora apuesta de construcción de Casas Domo en Biobío

Innovadora apuesta de construcción de Casas Domo en Biobío
Pablo Muñoz y su esposa Claudia Socha, tomaron la decisión de cambiar su estilo de vida y emprender en la construcción de viviendas no convencionales; así nace la empresa familiar Casas Domo, en la Región del Biobío.
Inspirados hace unos años cuando visitaron un domo, en el sector de Los Pellines, en Chillán, comenzó la idea de construirlos. Por dos años estudiaron la teoría y me perfeccionaron hasta que se atrevieron a construir y dar el paso.
 
Con esta primera experiencia y con el apoyo de Innova Bío Bío, Casas Domo se formalizó como empresa en 2011. “Con los diez millones de pesos que nos adjudicamos, compramos máquinas de última generación, como sierras angulares y niveles láser, lo que nos permite andar más rápido. Teníamos aportes propios, pero este apoyo fue fundamental”, recalca este emprendedor.

LA DEMANDA DEL MERCADO
Siempre le gustó esta área, ayudó a construir la casa de sus padres en Dichato y fabricó la suya propia en San Pedro de la Paz, hace 30 años, por lo que tomar la decisión de dedicarse a las casas domo, no fue tan descabellada.
Cuando hicimos nuestro domo empezaron los pedidos, comenzamos a trabajar informalmente con amigos y conocidos, formamos un grupo de trabajo, tratamos de mantener a los maestros, lo que fue difícil con el boom de la construcción que se produjo después del terremoto. Cuando tienes una empresa como ésta te tiene que ir bien sí o sí, y te va bien porque hay demanda, enfatiza Pablo Muñoz.
Tenemos con obras también en Pucón y Papudo, tres en Isla de Pascua y también en Argentina y Uruguay. “Es un sueño construir en la isla y también un desafío, tenemos que cuidar el tema de los maestros que pasarán mucho tiempo fuera de casa”, dice Claudia, encargada de ventas.

PARA VIVIR O VACACIONAR
Casas Domo está dirigido a personas capaces de tomar decisiones drásticas y que no dependen de la opinión del resto. “Nuestros clientes son personas que han viajado mucho, que han vivido fuera o están muy relacionados con el tema del yoga. Hay muchos que se sienten maravillados con la idea, pero no se atreven”, recalcan.
Estos empresarios desean trasladar su residencia el próximo año a Pucón, donde quieren instalar la base de su empresa. Es un lugar estratégico, muchos optan por un domo como segunda casa, para vacacionar, pero también son cada vez más los que la eligen como casa permanente.

VENTAJAS DE UN DOMO
Frente a una casa tradicional un domo se construye rápido, entre dos a tres meses, lo cual también disminuye los costos. “Un domo proyecta mucha luz natural, no hay espacios oscuros, se enciende la luz artificial muy tarde. Un domo te da libertad para construir tus espacios”, indica Claudia Socha.
Las estructuras semicirculares formadas por triángulos de diferentes medidas, es una de las más firmes que existen, además de ser asísmicas. No requiere de vigas o pilares para su sustento. Pueden ser construidos en diferentes materiales de acuerdo al uso que se le quiera dar.

Energéticamente, en las casas domo se optimiza la utilización del calor y la luz natural, debido a la ubicación de ventanas, las que se pueden orientar siguiendo el recorrido del sol y de los mejores paisajes. En estas construcciones, se ocupa madera de pino impregnada de 3 x 4, u otra que quiera el cliente, además de troncos y piedras. “Nuestra idea fue usar todo reciclado, pero no todos quieren. Nos ajustamos al requerimiento y gusto del cliente”, indica Claudia.
 
 
DOMOS TRAPEZOIDALES
Casas Domo ofrece cúpulas terminadas exteriormente, las que consisten en el esqueleto del domo cubierto con placa OSB, membrana tyvek, techo de teja asfáltica, ventanas y puertas. Su costo va desde los 10 millones de pesos más IVA.
Una casa domo completa, de 7 metros de diámetro, con 58 metros cuadrados en dos niveles, con baño, calefón, lavaplatos, estufa de combustión lenta, balón de gas, vanitorio en madera chilena, cabina de ducha o tina, piso de madera flotante o alfombra, tiene un costo de 24 millones de pesos más IVA. Estas construcciones van desde los 4 hasta los 180 metros de diámetro.
 
Hacer más con menos, fue lo que inspiró a R. Buckminster Fuller a inventar en los años 50 el domo geodésico para uso como vivienda. Desde que combinó dos estructuras básicas: la esfera, por su eficiencia, y el teatedro, por su fuerza, este concepto ha evolucionado.
La primera cúpula geodésica se construyó en 1922 en Alemania. Walter Bauersfeld partió del icosaedro, subdividiéndolo según la frecuencia 16 que se cubrió con ferrocemento, en su interior se desarrolló un planetario conocido como “La maravilla de Jena”. Fuller diseñó cúpulas para EEUU, debido a que las carpas eran lentas para armar y no satisfacían las necesidades de la Marina.

Examinando la construcción tradicional, Fuller notó que la mayoría se enfocaba en ángulos rectos, con configuraciones cuadradas, tal sistema era aplicable para estructuras pequeñas. Descubrió que si la tensión y la compresión no están perfectamente balanceadas en una estructura, éstas colapsarán. Siempre buscando la máxima eficiencia, trató de emplear las fuerzas de tensión en su nueva idea de construcción, el resultado fueron las estructuras geodésicas.

 
 
 
Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.