El despegue de los bootcamps en Chile

El despegue de los bootcamps en Chile
Son programas que buscan transferir herramientas con el fin de innovar y desarrollar habilidades para emprender. Un incentivo o coaching para quienes inician un modelo de negocios. Están diseñados para ayudar a impulsar startups. En EE.UU.
En naciones más desarrolladas son piezas claves para la formación de nuevos emprendedores. Consisten en sesiones intensivas de entrenamiento, que ayudan a fortalecer a las personas en la toma de decisiones, a buscar soluciones, a saber cómo administrar los recursos, conocer respecto a los modelos de negocios y a cómo ejercer liderazgo.

Buscan apoyar a través de charlas de expertos y ejemplos de trabajo, con el objeto de entregar una validación temprana sobre un potencial negocio antes de arriesgar tiempo y dinero en su implementación. En nuestro país, recién comienzan a tomar vuelo y cobran relevancia a la hora de generar nuevas oportunidades para los emprendedores.

Félix Halcartegaray Vergara, gerente de Incuba UC, admite que los bootcamps han ido diversificándose y generando variados modelos y formatos a lo largo de los años. Una de las grandes ventajas de este tipo de entrenamientos, asegura, es que desarrollan un ambiente de colaboración, el cual es enriquecedor para las startups. “Los bootcamps están creciendo en Chile y son importantes, pues permiten que los emprendedores se pongan en contacto entre ellos y aprendan a compartir lo que están haciendo”.

Gonzalo Illesca, socio de HumanUp –empresa que ha realizado más de diez bootcamps en diversas ciudades de Chile y que este año ha sido invitada a realizarlos en países como Costa Rica, Bolivia y Guatemala– tiene otra mirada y cree que realizar bootcamps en nuestro país es complejo, porque los emprendedores usualmente no disponen de muchos recursos y les es difícil discriminar cuál es el bootcamp idóneo para ellos. Además, porque muchos organizadores sobreprometen cosas y porque, a veces, hay un error de expectativas en el emprendedor: lo que se recibe en un bootcamp es un medio y no un fin.

Illesca pone énfasis en que el foco debe ser el emprendedor y su proyecto, no los mentores o relatores. Manifiesta que son herramientas que no sirven de nada si posteriormente no hay apoyo, seguimiento y mentoring a los emprendedores para que efectivamente alcancen resultados, “porque en Chile somos expertos en inventar expertos: cualquier persona que tiene algo de experiencia (o que vio muchos videos TED) se vende como ‘experto en emprendimiento’ y los bootcamps se terminan transformando en ‘conciertos de rockstars’ en lugar de actividades de trabajo en los proyectos del emprendedor”.

Desde el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial, 3IE de la USM, también desarrollan un programa similar que es el Booster Up Co-Creation. Su director, Werner Kristjanpoller, comenta que se trata de un programa de aceleración de startups innovadoras de base tecnológica, cuyo propósito es generar oportunidades de negocios a partir de los desafíos de innovación planteados por la industria. De esta manera, su foco es que grandes compañías nacionales e internacionales planteen desafíos de innovación a emprendedores de diferentes latitudes, quienes responden con propuestas de valor. La idea, explica, es articular los instrumentos disponibles y así transformar las oportunidades en negocios de alto valor a través de una metodología colaborativa. “Gracias al apoyo de inversionistas, mentores, asesores y ejecutivos de negocios, se crean las condiciones que facilitan este proceso y la generación de nuevos negocios de alto impacto”.

Para Kristjanpoller los bootcamps son herramientas claves para atraer talento y potenciar los ecosistemas de innovación y emprendimiento para quienes buscan oportunidades con el fin de llevar a cabo sus proyectos. “Ellos se han extendido como una práctica bastante habitual en el escenario nacional. Tienen alto impacto visual y generan una sensación de mucho dinamismo. Un bootcamp puede ser una buena experiencia formativa para los emprendedores, pero si se quiere generar negocios de alto potencial, deben estar presentes los otros actores: inversionistas, mentores y expertos de clase mundial. Todo ello, con el uso de metodologías apropiadas y un muy buen trabajo de preparación y seguimiento posterior”.

Otro formato es Exosphere, una entidad –con sede en Viña del Mar– que convoca a personas de distintas latitudes para que se conviertan en emprendedores. Son programas de carácter global, por lo que son dictados en inglés con un staff y visitantes de carácter internacional, revela Skinner Layne, fundador de la compañía, que admite que...

lm3
 
 
Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.