Abundancia de emprendedores y escasez de innovación en Latinoamérica

Robert Shiller Robert Shiller

El profesor de Yale, Robert Shiller –Premio Nobel de economía 2013–, en reconocimiento a la innovación como clave del crecimiento, afirmó recientemente que "el capitalismo es cultura. Y, para mantenerlo, las leyes y las instituciones son importantes, pero el papel fundamental lo tiene el espíritu humano básico de independencia e iniciativa".

Pero ¿dónde deberían los responsables de las políticas buscar la cura del crecimiento reducido y la escasez de innovación sino en las leyes e instituciones que moldean el entorno para que favorezca a los emprendedores? Sin duda alguna, la respuesta está más allá de las leyes y las normativas que se limitan a establecer barreras a la entrada.

Los resultados basados en datos de los Indicadores del Desarrollo Mundial sobre el emprendimiento en América Latina indican que los principales retos de las políticas parecen estar relacionados con los rasgos estructurales más profundos del entorno favorable al emprendimiento innovador que no solo incluyen las leyes y las instituciones, sino también las dotaciones de infraestructuras o de cantidad y calidad de capital humano.

Identificar algunos factores que favorecen el emprendimiento no es fácil debido a las intrincadas interacciones e interdependencias entre los distintos aspectos del entorno favorecedor de la innovación. Estos aspectos incluyen la claridad y fiabilidad de los derechos legales (incluidos los derechos de propiedad intelectual) y los procesos judiciales, la calidad de la divulgación de información y las normas contables, las regulaciones y las políticas (incluidas las que promueven la competencia) que afectan a la industria y el comercio, la calidad del capital humano (educación y competencias) y los programas y políticas que promueven o apoyan el desarrollo empresarial o la I+D.

Esta complejidad también se debe a que tanto la innovación de los emprendedores como sus posibles determinantes podrían verse afectados por factores comunes y determinarse por tanto de manera conjunta. Por ejemplo, el entorno contractual de una economía puede afectar a la vez la innovación y el acceso al crédito.

No obstante, es posible identificar algunos ámbitos en los que las acciones de las políticas resultarían más fructíferas destacando algunos aspectos del entorno que son vitales para favorecer la innovación y en los que el desempeño de Latinoamérica es menor del esperado.
Sin duda que el primer candidato es la competencia. La relación entre la competencia y la innovación podría tener forma de U invertida, donde demasiada competencia podría debilitar los incentivos a innovar de las empresas que carecen de las capacidades básicas y se encuentran lejos de la frontera tecnológica, mientras que si la competencia es demasiado escasa podría no haber incentivos suficientes para invertir en innovación.

Sin embargo, según la evidencia que se obtuvo, en Latinoamérica, la competencia falta más que sobra, sobre todo en los mercados de insumos y servicios no comercializables. Esta falta de competencia disminuye los incentivos a innovar, pues el poder de mercado (en lugar de los esfuerzos innovadores) hace que las empresas sigan siendo rentables. Así, si no se percibe que innovar es necesario, no surgirán inventos en el sector privado.

La mayoría de los países de Latinoamérica se sitúan en la parte alta de la distribución del índice de concentración del mercado (de bienes y servicios no comercializables) y todos los países (menos Colombia y Brasil) tienen niveles promedio de concentración del mercado que están claramente por encima de los internacionales. Por lo tanto, la competencia debe seguir teniendo prioridad máxima en la agenda de las políticas de la mayoría de los...

lm1

Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.