Logo
Imprimir

Presidente del grupo ALTO Jorge Nazer: “A Eduardo Bitran y Corfo se los comió la contingencia"

Jorge Nazer/ Fotografía: Darío Vargas Jorge Nazer/ Fotografía: Darío Vargas
El destacado emprendedor, creador del grupo ALTO, ve con preocupación cómo el país está sumido en discusiones e incertidumbres, que están afectando la competitividad, y cómo los temas de innovación y emprendimiento han quedado relegados a un segundo plano.
Si bien tiene sus energías puestas en la internacionalización y en su deseo de conquistar Estados Unidos y el mundo con Alto, la empresa de seguridad que previene los delitos en las empresas, Jorge Nazer está preocupado. El destacado emprendedor, abogado, miembro de la red Endeavor y otras instituciones, ve cómo el país está sumido en la incertidumbre y conflictos políticos empresariales que han dejado en segundo plano las estrategias de crecimiento país que permitan llegar al desarrollo.
 
Con una agenda bien apretada y viajes por la región, Nazer conversa con Innovación & Mercado para hacer un descarnado análisis de Chile: llama a sacar la voz para defender al empresariado, ve con cautela los nuevos lineamientos de Corfo y la necesidad de empoderar a las regiones. Dice que hay que dejar los conflictos de lado y ponerse a trabajar.
Y cómo no, si ve cómo el país está perdiendo competitividad debido al clima de incertidumbre frente a las nuevas reformas, el desprestigio de la clase política y conflictos éticos empresariales, la desaceleración económica y la menor inversión extranjera en Chile.
“Falta un orden político, hacer la pega como corresponde. Lo echo de menos, ya que repercute en que el país dejó de ser tan atractivo como lo era hace algunos años. Chile está perdiendo y en capital humano estamos al debe. De lo lindo y sexy que era, se “achanchó” un poco. Con un cobre a US$4 nos creímos el cuento, empezamos a regalar plata a todos lados y, finalmente, nos dimos cuenta de que somos un país chico y que requiere jugársela, inversionistas y reglas claras, de lo contrario no somos competitivos”, advierte. 

“Si el Gobierno apoyó a Start-Up Chile, les dio plata a emprendedores para que resolvieran problemas y después no los puede contratar, hay una incongruencia gigantesca entre el Estado y el emprendedor, ya que les da plata pero no los contrata, cuando debería ayudarlos a ser grandes. Y ese problema pasa con el Estado, no con los empresarios”.

 
 
- Fuiste uno de los que alzó la voz por la Reforma Tributaria. ¿Crees que eso gatilló el pulso de la economía hoy?
Mira los resultados. A todos nos afectó. Había un consenso generalizado de que se debía aumentar la tasa impositiva, si hubiera llegado a un 30% hubiéramos estado todos felices igual. Pero fue la forma en que se discutió y diseñó, faltó conversación y hacer la pega, el legislador tiene que darse el tiempo para reflexionar porque estamos hablando de nuestro país. Pegó la Reforma Tributaria tal cual dijeron todos los expertos que iba a pegar. Hoy día el desmadre que hay en que nadie sabe lo que va a pasar, es peor todavía. Y mira lo que está pasando, esto de tener dos regímenes paralelos es de locos, ahora dijeron que iban a sacar una ley aclaratoria que, está bien, que la arreglen y ordenen porque es inaplicable.
 
- ¿Cómo está Chile en comparación a la región, ¿sigue siendo atractivo invertir acá?
La tasa de inversión en Chile el 2015 fue la más baja de los últimos 30 años. Es un dato económico duro que dice que no está siendo conveniente invertir en Chile porque hay incertidumbre, están cambiando las reglas del juego, no se sabe si las reformas van por el camino correcto o si después hay que reformarlas. Está dejando de ser tan atractivo como lo era hace algunos años.
México está creciendo y hoy está todo pasando en Estados Unidos, ya salió de la crisis. Europa también, y nosotros vamos por el camino contrario.
 
- Entonces, ¿el tema es la conducción política?
Hay un tema político de por medio con reformas que van generando incertidumbre y afecta sin duda. Y ahí el empresario tiene un rol bien importante. Cuando se está cuestionando todo, hay que salir a decir que los empresarios son buenos. No somos malos, que hay casos aislados por su puesto que los hay y que hay sancionar, pero poner a todos en el mismo saco es bien peligroso. En política hay políticos malos pero eso no significa que todos sean malos. Tenemos un rol importante que jugar por Chile y creo que no se está haciendo la pega.
 
- ¿Les ha faltado a los empresarios sacar la voz?
Falta valentía, plantear los temas como son. A los empresarios les ha faltado ponerse más a tono con lo que está pasando y me refiero a plantear los temas que afectan y rayar más la cancha, hay que remar todos para el mismo lado.
Soy emprendedor y empresario, y estoy orgulloso de serlo. Si de algo soy feliz es que impacto con mi trabajo, con la empresa que hemos creado hemos logrado un impacto social tremendo. Y eso hay que cuidarlo mucho. No podemos denostar a todos los empresarios como si fueran unos delincuentes. Los empresarios están haciendo su pega y mejor.
 
- Pero, entonces, ¿cuál es la clave para recuperar las confianzas?
Según Forecast, los índices de confianza empresarial llevan ocho trimestres bajo cero. Desde la década del 70 que no duraban tanto tiempo así. Hoy en Chile se percibe un clima de antiempresario y político absoluto. Para recuperar las confianzas de ambas partes hay que clarificar lo que está pasando, decir esta es nuestra hoja de ruta y hacia allá vamos. Saber qué es lo que queremos como país y, aun cuando se afecte la inversión y empleo, bueno, hagámoslo. Pero eso tampoco se dice. Me gustaría que la presidenta tenga un liderazgo claro en materia de qué va a pasar con la economía de nuestro país.

Y, por otro lado, faltan propuestas desde el punto de vista de los emprendedores y empresarios. Si al final todos queremos que al Gobierno y a Chile les vaya bien porque nos conviene a todos. Y más ahora que deberíamos estar más unidos que nunca porque el cobre está bajo y China se está yendo al despeñadero. Hay que estar unidos, Chile es muy frágil y eso no se entiende.
 

“El Estado no puede quemar la plata, te aseguro que de los emprendimientos que se apoyaron el año pasado, ni el 10% se transformó en microempresario. Lo doy firmado. Ni el 10% es exitoso. Es mejor enfocarnos en emprendimientos que están en una etapa intermedia, que están buscando crecer o salir al extranjero”.

jnazer3- Si Chile es frágil, ¿se deberían impulsar aún más la innovación y emprendimiento? ¿Cómo evalúas la gestión de la presidenta Bachelet en esa materia?
Lanzaron un libro bien bonito sobre un Ministerio de Ciencia pero no sé para qué va a servir porque es un poco más de lo mismo, y lo que se ha hecho en la Corfo es mantener una política pública que existía, que es adecuada, que podría ser mejor, pero no ha habido mucho énfasis en innovación.
 
- ¿Te preocupa que en la Comisión de Ciencia para crear un ministerio no haya estado el mundo empresarial en la discusión?
No sé qué le tienen a los privados, pero hay tantas comisiones ahora que no sé quién estaba, pero me da la impresión de que existe como un terror de acercarse al privado, como si fuera un ente raro, un marciano, cuando es parte de la sociedad y de todo.
 
- ¿Quizás hubo miedo del Gobierno de verse poco popular si los integraba a la discusión?
Pero, mira la popularidad que tiene, qué va a perder. Me da la impresión de que acercarse al privado es peligroso o indeseado cuando de partida todos los que están en el Gobierno fueron privados en algún momento. No lo comparto mucho. Una sociedad debiera integrar a todos. Personas privadas, públicas, discapacitados, etc. Cuando dejas una pata afuera todo sale mal.
 
- ¿Pero el hecho de que no se dieran plazo para crear el ministerio le quita peso?
La innovación y el desarrollo nunca han sido prioridad de nadie. Yo creo que no va a haber ningún Ministerio de Ciencia y Tecnología, ojalá que sí, pero es como el “cacho”. El anuncio no salió ni en los medios. Ahora, si se transforma en uno y lo elevas a ese rol estatal capaz que prenda, pero ¿tú crees que en los próximos 2 años va a haber un Ministerio de Ciencia y Tecnología? No, hay otras prioridades más relevantes. Pero no sé si crear tanto servicio público sirva, las políticas públicas sirven en la medida que son bien implementadas. Y a veces no es necesario un ministerio propio, sino que el ministerio de Economía le meta con todo.
 
- ¿La Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento no es un avance?
Creo que sí, ojalá se haga y que deje de ser agenda. Cuando se haga realidad se van a ver los efectos. Cuando son agendas no son más que eso. Yo quiero que a la presidenta le vaya bien porque a nadie le conviene esta situación como estamos hoy día. El país se está empobreciendo, el desempleo está aumentando, hay que tomar medidas.
 
- ¿Los temas como la educación y otros le han quitado prioridad a la innovación y emprendimiento?
Siempre han quedado relegados. Nunca han sido prioridad para ningún gobierno. Creo que en el mundo, Israel en algún momento lo puso entre sus líneas de estrategias de crecimiento pero nosotros somos los líderes regionales nos guste y no, y tenemos que creernos el cuento. Y tenemos que llevar la batuta en estos temas. Tenemos que hacer cosas disruptivas y traernos centros de Israel. Start-Up Chile fue un programa tremendo pero la gracia es que se queden acá los emprendedores. Por otro lado, hay que permitir que ellos le vendan al Estado, que crean en ellos y emparejen la cancha. Pero estos temas no son noticia y tampoco son más “entretenidos” que la delincuencia o crisis política, salvo que tengamos casos como un Chino Ríos o una Copa América de la innovación, de lo contrario, vamos a seguir en más de lo mismo.
 
- ¿Cómo evalúas la gestión de Eduardo Bitran?
Se ha visto poco.
 
- ¿Por qué?
Se lo ha comido toda la contingencia a Eduardo Bitran, se ha visto poco de Corfo en los diarios y revistas porque los temas económicos como la desaceleración o Reforma Laboral para el Gobierno han tenido mayor protagonismo. Todo afecta y la innovación no se ve.
El temor que tengo del señor Bitran es que vuelva a la política de cluster. Me carga porque en el fondo está poniendo el foco en áreas y se están perdiendo emprendedores que son de otros sectores. Hay un sinnúmero de emprendedores con ideas atómicas que se podrían apoyar en algún momento determinado. A mí me gusta más el desorden, la innovación es desordenada. Por ejemplo, si hay un proyecto de sequía o tomates cherry, pero como no están en un cluster no se pueden apoyar.
 
- Pero ya se definieron los cluster, ya es un hecho.
¿Por qué voy a limitarme a que quiero que el país crezca en ciertos sectores? Si el país va a crecer igual con los que no están en el cluster. Nosotros, que resolvemos problemas sociales de la delincuencia o seguridad, no estamos en ningún cluster y no podríamos acceder a ello.
 
- ¿Pero te ha gustado su gestión? Lanzó hace poco los fondos para etapas tempranas.
No me ha gustado su gestión, porque hay personas que viven del Estado o del capital semilla. A mí me ha tocado evaluar proyectos en que cuando le preguntas al emprendedor cuánto tiempo le va a dedicar a esto y te dicen 30% es mentira. Cuando das recursos para etapa temprana hay que revisar qué pasa y su continuidad. Hay que empezar a ver cuán efectivo es, saber cuántos casos de éxito se tienen o cuántos cierran.
Es importante ser responsable. El Estado no puede quemar la plata, te aseguro que de los emprendimientos que se apoyaron el año pasado, ni el 10% se transformó en microempresario. Lo doy firmado. Ni el 10% es exitoso.
Es mejor enfocarnos en emprendimientos que están en una etapa intermedia, que están buscando crecer o salir al extranjero. Que no se les regale la plata, que se la presten. Hay que ayudar, sin duda, a los que están en etapa temprana, pero mi foco estaría en la empresa parecida a como estaba Alto en 2007, en que nos íbamos para afuera y teníamos problemas de financiamiento. Hay que empujarlos, eso es mucho más efectivo que el chico que está partiendo. Hay que ayudarlos a dar el salto, necesitan tener un gobierno corporativo, mentoría, recursos para salir, estrategia.
 
- ¿El foco debieran ser entonces las empresas en etapa intermedia?
Está bien que exista un fondo de etapas tempranas para el pequeño emprendimiento, sirve para el debate, pero si quiero un país emprendedor e innovador, independiente de ayudar a la microempresa, hay que ayudar al que quiere dar el paso al próximo Mercado Libre. Pero no, se piensa que esa persona no necesita ayuda porque gana plata, lo que es mentira. Es el que más necesita ayuda y está dispuesto a usar su plata para seguir creciendo, es un buen emprendedor, ha demostrado tener buen negocio, salió del valle de la muerte.
Pensar que las empresas intermedias se financian solas es el error más grande. Y no pienso en que se les deba pasar dinero por pasárselo, partiendo porque pedirle plata al Estado es un “cacho” y hay que llenar muchos papeles. Por qué no darle un crédito blando aunque sea de un millón de dolares para salir al extranjero. ¿Por qué va a perder propiedad pidiendo recursos a otros? Corfo está muy enfocado en la pequeñez, son cientos los emprendedores que están en etapa intermedia y que se van a transformar en el próximo Cencosud, que da 30 mil empleos, o Walmart, 35 mil. ¿Dónde está el próximo? Hay que buscarlos y ayudarlos.
 
- Entre la gestión de Eduardo Bitran y Hernán Cheyre en Corfo, ¿quién lo ha hecho mejor?
Son enfoques diferentes. Hernán Cheyre lo hizo bien a mi juicio, Eduardo Bitran está por verse. Está empezando y que muestre lo que está haciendo.
 
- Pero los cambios y ejes de su gestión ya los hizo, lanzó nueva Política de Emprendimiento, entre otras cosas.
Ojalá le vaya bien y le resulte. Creo que es más efectivo a mi juicio invertir en empresas intermedias que solamente en aquellas de etapas tempranas o microempresas. Un barrio necesita la panadería porque mejora la vida y el entorno, pero ¿dónde está nuestro próximo Entel o Falabella? Las empresas que lideraron en Chile no están, y se van a ir a comer el mundo. A mí me gustaría ser una de ellas, me encantaría. Lo estamos haciendo, por cierto, pero hay muchas de esas empresas.
 
HAY QUE SALIR A REGIONES
Nazer inició su empresa en Puerto Montt. Por ello es que considera de vital importancia que las políticas de emprendimiento e innovación salgan de Santiago y lleguen a las regiones para que “los emprendedores puedan ver el mundo. Si a los de Santiago ya les cuesta pensar en grande, a los de regiones les cuesta aún más”, dice.
 
- Partiste con tu empresa en el sur, ¿cómo ves el nivel de innovación y emprendimiento en regiones? ¿Es más difícil que partir en Santiago?
Hay una gran cantidad de innovación en regiones pero tenemos un problema más grande, el emprendimiento regional pierde la perspectiva de mirar en grande desde un principio. Los que nacen en Santiago por último tienen un mercado de 5 millones de personas que atender, pero los regionales no tienen eso y les cuesta. En Puerto Montt hay muchos proyectos con la industria de salmón, en Atacama o Antofagasta están al alero de las mineras con soluciones concretas.
 
- ¿Pero logran salir de ahí?
Algunos sí, los que lo logran es porque tienen apoyo de Endeavor o de un buen mentor, al final todo esto es un tema de mentoría. Mientras mejores mentores tengas en la vida, es mejor porque te acompañan en el camino. Una persona con experiencia te va enseñando.
 
- Pero así y todo tienen que ir a buscar financiamiento a Santiago. Eso es un dato concreto, que prácticamente no hay inversionistas en regiones.
Chile no tiene una industria de venture capital o de riesgo desarrollada. Corfo ha hecho algo y ayuda, pero a veces los fondos públicos también distorsionan, tanto subsidio tampoco es bueno para el emprendedor porque se acostumbra a vivir de fondos públicos. Pero estamos al debe en venture capital, y no me extrañaría que tengan que venir a Santiago a pedir plata.
 
- ¿Son poco riesgosos los inversionistas chilenos que se van a negocios más tradicionales?
Al contrario, nosotros nacimos al alero del retail porque había un problema que no se había resuelto, como era el caso del robo hormiga. El empresario es excelente porque tiene problemas que hay que resolver. El problema más grande es que el que no se compromete con los emprendedores es el Estado, porque en Israel y Estados Unidos cuando alguien gana un recurso estatal y resuelve un problema concreto puede ser contratado por el Estado, en Chile no. Hay que abrir la puerta para que contraten a los emprendedores, darles más puntaje en ChileCompra.

Si el Gobierno apoyó a Start-Up Chile, les dio plata a emprendedores para que resolvieran problemas y después no los puede contratar, hay una incongruencia gigantesca entre el Estado y el emprendedor, ya que les da plata pero no los contrata, cuando debería ayudarlos a ser grandes. Y ese problema pasa con el Estado, no con los empresarios.
 
- Si vamos a la base misma, ¿cómo lograr que un emprendedor de Coyhaique, por ejemplo, piense en grande?
Con mentoría, mostrándole el mundo porque la persona que está ahí nunca va a pensar en grande. Hay que pasearlo. Además, no tenemos polos atractivos de emprendimiento. Tenemos que mostrar las historias de éxitos y lo que hacen los emprendedores. Endeavor lo hizo conmigo y me prometieron que iba a crecer diez veces, es increíble. Eso, desde Coyhaique, no se puede; tienen que salir de ahí y buscar otros lados.
Necesitamos mostrar casos. Sin embargo, si bien Chile ha estado a la vanguardia en temas de emprendimiento e innovación, nos fuimos quedando atrás. No tenemos muchos ejemplos exitosos como sí los tienen los argentinos que cuentan con un Patagon o Mercado Libre, que son emprendedores que la rompieron dentro del sistema.
 
- ¿Por qué no hemos logrado tener un Facebook en Chile?
Mi tesis es que a los chilenos les ha faltado esto de pensar en grande porque somos un mercado chico que puede ser un buen laboratorio, competitivo, pero no es suficiente. Y eso los argentinos lo aprendieron desde temprano. No tenemos emprendimientos tecnológicos, pero en materia de retail somo líderes en Latinoamérica, rompieron estos paradigmas y pudieron salir de Chile. Hablo de Falabella, Cencosud y otros emprendedores que hoy ya son empresarios exitosos. Nos faltan casos que la rompan, eso afecta al ecosistema porque faltan los héroes a quienes seguir.
 
También hay un tema de educación y rol de las universidades, las que básicamente están preparando empleados o ejecutivos y no abrieron mucho la veta del emprendimiento. Eso lo están haciendo ahora, pero partió hace poco.
En innovación la cosa es distinta, somos el país de la OCDE que menos invierte en eso, aún no se tiene claro lo relevante que es destinar recursos a este ítem.
 
- ¿El no tener éxitos influye en el poco gasto que se hace en innovación? ¿Por qué no despegamos?
Bueno, en época de crisis es cuando más creatividad nos sale. Somos un país que dependemos del cobre y ahora que estamos en crisis probablemente la creatividad del chileno va a surgir de nuevo. Pero la innovación cuesta plata, no es fácil convencer a los accionistas, a los dueños e incluso a los ejecutivos de que un porcentaje relevante se gaste en eso. Para algunos es plata quemada. Nosotros llevamos 10 años invirtiendo en innovación porque somos autodestructivos. Si eliminamos los robos, los supermercados, por ejemplo, ya no nos van a necesitar, entonces tenemos que estar constantemente reinventándonos y sacando nuevos negocios.
 
EMPODERAR A LAS POLICÍAS
Fue gracias a unos estudios en Estados Unidos que pudo conocer de cerca el Plan de Tolerancia Cero de Nueva York y que sentó las bases del inicio de Alto.
 
- Según tu experiencia, ¿por qué el Gobierno ha perdido la batalla contra la delincuencia?
Son varias cosas, pero hay un tema de empoderamiento de las policías e instituciones que no se está dando. Si tenemos policías empoderadas y creemos en la labor de ellas se gana la batalla, absolutamente. El panorama cambia. Anda a España o Inglaterra a decirle algo a algún carabinero en la calle, te vas preso. Cuando se les quita autoridad, hay una sensación de desmadre generalizada que hace que la gente no tenga miedo a las consecuencias de sus actos. Por otro lado, no hay foco claro en antidelincuencia. No se ve. Por ejemplo, el Gobierno suspendió todas las mesas público-privadas. Antiguamente, nos sentábamos a contar nuestros problemas para ver cómo podíamos trabajar juntos para resolverlos. Se acabó todo, de nuevo este miedo al privado, cuando es parte del problema y tiene que ser parte de la solución. Siento que nos han dejado absolutamente afuera. La Subsecretaría de Prevención del Delito eliminó todas las mesas de trabajo que existieron desde el expresidente Aylwin para adelante.
 
- ¿Qué estrategia habría que implementar para la delincuencia?
Instalar un centro estratégico de análisis de datos para saber lo que pasa en el país, en la región, comunas y barrios. Hay desde hace 15 años un proyecto para juntar todas las bases de datos de Carabineros, Registro Civil, etc., para poder saber dónde está el problema, pero aún no se hace. Cuando se sabe lo que ocurre en un barrio, y que puede ser robos de autos, lo que se hace es mandar para que se reduzcan esos robos.
Por otro lado, se abandonó un sistema de control de gestión policial en comisaría, donde se hace responsable al coronel o mayor de lo que pasa en su barrio. La Policía de Nueva York nos invitó hace dos meses a conocer su centro de análisis predictivo y, cuando le pregunté al jefe de la Policía sobre los robos que había en el Central Park, me dijo que eran 22. La primera autoridad sabía lo que pasaba en ese sector, un lugar de 40 millones de habitantes, y sabía...

 

lm3
 
 

 

 

Temas relativos

Últimas de Francisca Orellana

Revista Innovación & Mercado © 2015 - Todos los derechos reservados. IBL GROUP