"El Balance Cheyre"

Fotografía: Darío Vargas. Fotografía: Darío Vargas.
Sabe que le queda poco tiempo. Después de casi cuatro años al frente de la Corporación de Fomento de la Producción, el exsocio de Econsult dejará su cargo el 11 de marzo con el arribo de Michelle Bachelet y compañía a La Moneda. Por eso, su tiempo se divide ahora entre reuniones, seminarios y distintas premiaciones. Sin embargo, se da una hora de su tiempo para el primero de muchos análisis que hará de su tiempo en las oficinas de Moneda 921.
Y uno de sus diagnósticos es claro: llegó el turno de que las empresas asuman el desarrollo de la innovación en Chile.
 
Hernán, Ud. fue el único vicepresidente ejecutivo de Corfo en la administración Piñera.¿Cómo evalúa su gestión?
Yo estoy muy satisfecho de los logros que hemos alcanzado. Transformamos la Corfo en una agencia al servicio de los emprendedores. Una Corfo que gasta muy poco de sus recursos en empresas de mayor tamaño. En 2009, el 35 % de los fondos iban a ese segmento, y hoy va solo el 4 %. Hemos multiplicado en 2,5 veces el número de beneficiarios y llegamos a las 800 mil atenciones en los cuatro años. Se han movilizado recursos, tanto propios como apalancados, a través de mecanismos de garantías, por US$ 15 mil millones. Es decir, diez veces los recursos directos que ha gastado Corfo. Esto se ha dado en un entorno donde el emprendimiento ha tenido un foco clave en las políticas de Gobierno. A tal punto que la meta que nos pidió el presidente Piñera de recuperar los 100 mil emprendimientos que se perdieron en la década pasada, en estos cuatro años vamos en más de 230 mil.
Es decir, hay una fiebre de emprendimiento y unas ganas de hacer cosas que nosotros vemos en el número de empresas creadas y en el número de personas que postulan a nuestros programas. En promedio, los postulantes han aumentado entre seis y ocho veces. Claramente, eso muestra que hay una ola de emprendimiento en Chile que llegó para quedarse. El gran desafío es cómo logramos, con los recursos limitados que tenemos, seguir potenciando esta fuerza que existe para hacer de Chile un país de emprendimiento e innovación que nos lleve al desarrollo.

Si la imagen que quedará es que bajo mi gestión, Chile cayó en innovación... me hago cargo de esa foto.

Todo eso es lo que Ud. destaca. Pero me imagino que también debe haber alguna crítica...
Uno es muy autoexigente. Hay algunas cosas en que me gustaría haber actuado con mayor celeridad, haber detectado mejor las necesidades de los usuarios, porque varias de las reformas que hemos hecho han sido por escucharlos a ellos. Y escuchándolos a ellos, bajamos el número de programas que había, de 95 a 58; era necesaria una "parrilla" más chica. Una de las cosas que yo dejo "al debe" de mi gestión es que hay muchos programas en que la persona recibe un apoyo de una agencia estatal como Corfo y ese dinero es un regalo, un subsidio que no se reembolsa. A mí me hubiera gustado que ese tipo de apoyo, si el proyecto resultara exitoso, la persona lo reembolsara.
 
¿Para que ese dinero le sirva a otros? Es decir, si a alguien le ayudó, tiene que devolver la mano...
Exacto, pero solo si le va bien. La mayor proporción de los beneficiarios Corfo hoy opera al amparo de las garantías pymes que operan en el sistema financiero. Eso no es un regalo. Las personas están pagando un crédito y el Estado actúa como aval parcial. Pero hay otros programas, como el Capital Semilla, donde son recursos que solo se entregan. A mí me hubiera gustado avanzar que si a la persona le va bien, devuelva esos recursos.
 
Quedan poco tiempo de su gestión.¿Hay algo más que por tiempo o recursos le queda como tarea pendiente? 
En el tema de las garantías a las empresas de menor tamaño, hemos financiado 240 mil operaciones en cuatro años y se han movilizado créditos por US$ 11 mil millones. Este año cerraremos con casi 95 mil garantías. Eso ha permitido a muchas personas acceder a créditos, tener plazos más largos, montos mayores y tasas mejores. Este ha sido un programa abierto con un fuerte crecimiento y el objetivo inicial se logró. En la etapa siguiente, que podríamos decir que en parte me faltó y en parte no hubo tiempo, hay que poner límites y establecer que se liciten cupos a las instituciones financieras que ofrezcan las mejores condiciones para entregar los préstamos asociados a esas garantías. Hoy no se licita, es una ventanilla abierta.
 
¿Entonces, el siguiente paso que hay que dar en la Corfo es licitar esas garantías?
Parcialmente. O sea, empezar porque una parte del total de lo que se entrega se asigne a través de licitaciones para ver si de esa forma podemos conseguir mejores condiciones para los beneficiarios. No es que hasta ahora se haya hecho mal, pero me parece que es el paso natural que sigue.
 
En el Índice Global de Innovación, Chile cayó al puesto 46. Dejamos de ser líderes regionales porque nos pasó Costa Rica, se están acercando Uruguay y Argentina. Y eso pasó en su gestión en la Corfo. ¿Por qué caímos?
Varios cambios que hicimos no alcanzaron a reflejarse en ese índice. Pero si bien hemos avanzado, lo que muestra el indicador es que eso no basta y hay que hacerlo más rápido que el resto. Es una carrera en la que nunca hay que darse por satisfecho con lo que se está haciendo. Eso sí, en algunos subíndices hemos subido.
 
Pero la imagen que quedará es que bajo su gestión, Chile cayó en innovación...
Sí, esa es la imagen que va a quedar, me hago cargo de esa foto. Pero al mismo tiempo hemos hecho avances notables y que deben fortalecerse en el futuro. Algo importante que tampoco alcanzó a entrar en el índice fue la puesta en marcha de la nueva ley de incentivos tributarios a las actividades de I+D. Ahora se permite que el I+D que se hace al interior de la empresa tenga ese beneficio, cuando antes solo se podría aplicar si el I+D lo hacían terceros. En poco más de un año de funcionamiento de la ley nueva, tenemos proyectos aprobados por un monto superior a los cuatro años que estuvo la ley antigua. No quiero comparar quién lo hizo mejor, pero cuando uno coloca los incentivos correctos, el sector privado responde. El potencial de esa ley, que no se reflejó en el índice, es enorme. Creo que estamos avanzando en la dirección correcta. Una comunidad de emprendedores potente, una red de centros de excelencia de clase mundial, una ley de incentivos tributarios a la investigación y el desarrollo que impulsa la actividad, una recientemente aprobada Ley de Quiebras nueva. Si uno ve todo ese contexto, hemos avanzado harto.
 
También caímos en el Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial, pero hay que reconocer que subimos en el Doing Bussiness. Para resolver los problemas y fortalecer las virtudes, ¿basta solo con buenas políticas públicas?
Se requieren las políticas para mejorar muchos de estos ámbitos. Algunas tienen que ser en la educación para tener chilenos mejor preparados. Ahora, creo que gente buena hay, Chile tiene personas talentosas. Ese no es el problema. Hay que crear... 

 

Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.