Carlos Conca: "Mientras la inversión no crezca, es muy difícil que en Chile prenda la innovación"

Carlos Conca / Fotografía: Darío Vargas Carlos Conca / Fotografía: Darío Vargas
Carlos Conca, Premio Nacional de Ciencias Exactas, ha dedicado una vida a la matemática aplicada, a la innovación, a la ciencia y a la tecnología. Durante los próximos meses inaugurará un nuevo Centro de Excelencia en la Universidad de Chile que se enfocará a unir la matemática aplicada con la bioingeniería y biotecnología. Este centro será dirigido por Juan Asenjo, Presidente de la Academia Nacional de Ciencias y Premio Nacional de Ciencias.
 
Además, Carlos Conca se encuentra trabajando en el desarrollo de un ecógrafo portátil, el cual tiene por objetivo miniaturizar los ecógrafos de ultrasonido que se usan en todos los hospitales y clínicas del país.
"Los ecógrafos tienen un sistema de topografía muy grande y costoso que requieren de equipamientos especiales y de salas equipadas especialmente para tenerlo. Lo que propusimos, fue construir estos mismos equipos pero en versión miniatura para que sean portables, de modo que el médico pudiera llevar el equipo hasta el paciente con autonomía de energía y que transmitiera la imagen, en lugar de hacerlo directamente a una pantalla, que lo hiciera a unos lentes similares a los que usan los niños cuando están con videojuegos", afirma y agrega: "Junto con Megasalud logramos llevar ese prototipo que no era comercializable a uno que sí lo es, y en este momento tenemos tres equipos comercializables construidos".

- ¿En qué etapa de desarrollo está el ecógrafo?
En la etapa de la búsqueda de los capitales y de un inversionista que esté dispuesto a invertir en este negocio y que lo comience a comercializar. Tenemos algunos planes de negocio, hemos conversado con bastante gente, pero nos hemos topado con una dificultad mayor. Aquí en Chile, desgraciadamente, hay demasiado miedo al riesgo. A los empresarios les cuesta mucho entusiasmarse con la idea de sacar adelante estos negocios de innovación.

- ¿Han pensado buscar inversionistas en el extranjero?
Sí, hemos conversado con unas empresas grandes. Lo que ocurre es que las grandes multinacionales que se dedican al equipamiento médico, prefieren seguir con el negocio de los equipos grandes, porque son más caros y, por ende, también tienen ingresos más suculentos. Esos equipos grandes que valen arriba de los US$200 mil o US$300 mil pueden tener US$40 mil de costo, lo que les deja una rentabilidad enorme.
Por otro lado, el equipo que nosotros estamos proponiendo, es un equipo que en el mercado se podría vender a US$4 mil y que de costo tiene US$2 mil, entonces, es un margen de ganancia que a las empresas grandes no les interesa. Además, encuentran que puede ser riesgoso introducir este tipo de equipos dentro del mercado porque puede terminar aniquilando el mercado de los equipos grandes, que son las especialidades de ellos.

- ¿Cuantos años se demoró en desarrollar este ecógrafo?
Tres años, porque además hubo que conseguir los financiamientos y esa es la parte más compleja en realidad.

- ¿En qué área de la salud cree que se necesita innovar más?
Sin duda, en la biotecnología, que es una de las vetas de desarrollo de innovación de las próximas décadas más fecundas y no solo por el uso de las células madres, sino también por la nanotecnología. Haciendo uso de minirobots y de partículas microscópicas se está detectando cáncer, y estos también tienen aplicación en la minería. La nanotecnología está entrando con fuerza.

- Si la salud tiene un gran mercado mundial, ¿entonces, por qué es tan difícil desarrollar innovaciones en Chile?
Bueno, ahí entramos en un tema bastante más profundo, de por qué en Chile la innovación todavía no ha "prendido" suficientemente y hay varias razones. Chile tiene todavía deficiencias estructurales en temas bien básicos como son la educación y el conocimiento, lo que se traduce a varias debilidades que tiene nuestra sociedad.
Un tema principal es el hecho de que estamos invirtiendo muy poco dinero en ciencia, tecnología e innovación. El porcentaje del PIB que se invierte en este momento es menor al 0,5%, invertimos un 0,35% exactamente. Mientras la inversión no sea superada, es muy difícil que en Chile logre "prender" el tema de la innovación, el tema del emprendimiento, el tema de la ciencia y el desarrollo tecnológico.

- ¿A pesar de todos los esfuerzos?
A pesar de todos los esfuerzos. Hay un problema de recursos y de capitales. Es necesario inyectar capital dentro del sistema para que esto pueda salir adelante y se logren las masas críticas y los emprendimientos que ocurren en otras partes del mundo.

Otro síntoma, que también es producto de lo mismo, es el hecho de que en Chile es muy incipiente la generación de empresas de tipo start up o spin off. Son contadas con los dedos de las manos. Las universidades que tienen algún sistema o algún mecanismo de generación de empresas de emprendedores y de canalización de ideas innovadoras son muy pocas. Hay algo en la Universidad Católica y en la Universidad de Chile pero es todo muy incipiente y no ha logrado fortalecerse. Es una semilla que recién está empezando a germinar, pero estamos lejos todavía de que esto prolifere y "prenda" dentro de la sociedad.

- ¿Cómo el desarrollo de la ciencia y la tecnología en Chile puede ayudar a contribuir a eliminar la brecha de desigualdad en el país?
Ambos temas están bien vinculados, aunque no con toda la fuerza que uno esperaría. Hay países donde hay mucha desigualdad y, a pesar de eso, han escogido estos modelos y han sido capaces de hacer desarrollo en investigación. Porque han logrado aumentar un porcentaje del PIB en desarrollo tecnológico y han creado una burbuja de desarrollo dentro del país.

Esa estrategia o modelo de desarrollo no es muy sustentable en el tiempo. Si uno quiere un desarrollo más a largo plazo y uniforme, se requiere una armonía entre muchos actores protagonistas donde tienen que participar todos los individuos, el sector público, el sector privado, las empresas y las universidades. Tiene que haber, lo que podríamos llamar metafóricamente, un ecosistema de innovación y desarrollo bien articulado. Esto no es única y exclusivamente un problema de recursos naturales, dinero o capital. Tiene que haber esta articulación armoniosa entre el sector privado, sector público, las universidades, las empresas, los individuos y las instituciones, sobre todo de educación.

- Usted menciona la educación. ¿Es más importante potenciarla? ¿Es la matriz de un desarrollo mancomunado?
La educación es, sin duda, la columna vertebral del desarrollo, sin una buena educación uno puede lograr cosas muy aisladas. Pero si uno quiere un desarrollo que sea uniforme dentro de la sociedad, en donde todo el mundo esté sintiendo beneficios del desarrollo, es necesario que la educación juegue un rol preponderante. Esta debería ser principalmente pública, que es la única que puede llegar rápidamente a todo el mundo.
En la reforma, el énfasis está colocado en la educación universitaria y no en la media.

- ¿Cuál es su diagnóstico respecto a la productividad y crecimiento económico del país?
Tenemos que colocar todos nuestros esfuerzos, toda nuestra energía en un crecimiento más armónico, si bien el crecimiento económico es importante y permite hacer muchas otras cosas, es preciso en este momento recrear un terreno y condiciones para que haya crecimiento en muchas otras áreas que no son necesariamente el área económica. Nosotros tenemos que crecer intelectualmente, culturalmente, socialmente, hay muchos otros crecimientos paralelos al crecimiento económico, en el cual estamos tan atrasados y tenemos tanto rezago. El crecimiento económico yo lo miro como una más de muchas variables en las cuales hay que concentrar energía y esfuerzo.
Por ejemplo, tenemos que crecer en el sistema educacional, en leyes sociales, en el ámbito cultural, el sistema universitario y en el mundo del deporte.

- ¿Dónde estamos en el sistema universitario?
Nuestro sistema universitario tiene que crecer, Chile no tiene ninguna universidad de primer mundo, a nivel top, dentro de las 100 mejores universidades del mundo, ni siquiera dentro de las 200 o de las 300, no hay universidades de clase mundial, ninguna. Las universidades no están haciendo innovación ni desarrollo tecnológico.
Las universidades chilenas se han tratado de adaptar en los últimos años a los modelos extranjeros, lo han hecho con mediano éxito diría yo. No hay una instancia de reflexión dentro del sistema universitario sobre los temas de educación. Recién en el último tiempo han comenzado a emerger algunas unidades dentro de ciertas facultades, pero una cosa muy precaria.
La formación de profesores es un tremendo déficit, Chile no está formando buenos profesores.

- A veces, hay una mirada muy economicista y técnica de cómo desarrollar el país. ¿Hay que poner mayor énfasis en las personas más que en la productividad?
Completamente convencido. La gran riqueza de este país es el talento de su gente joven. Tenemos que ser capaces de canalizarlo y lograr que ese talento se desarrolle, para que el día de mañana el joven le entregue a la sociedad lo que la sociedad le ha entregado. Necesitamos que el talento chileno sienta compromiso con nuestra sociedad y para eso es necesario que la sociedad sepa proteger a ese talento joven, le sepa entregar derechos.

- Respecto al gremio científico al cual pertenece, ¿tiene alguna autocrítica?
La autocrítica más importante que deberíamos hacernos, es que no hemos sido capaces de llegar a la sociedad chilena, no hemos tenido impacto. Los científicos somos vistos por la sociedad chilena como individuos muy extraños. Casi todos nosotros nos formamos en el extranjero, entonces, el científico chileno sigue mirando mucho hacia afuera, todavía tiene una idea de que vive en Europa, E.E.U.U. o en los lugares donde le tocó formarse en parte, y sigue todavía muy amarrado, creo yo, a las realidades que le tocó vivir en la época en que se formó.

¿Qué le parece la idea de un Ministerio de Ciencia y Tecnología?
Yo creo que hay que pensar a muchos años, y un Ministerio de Ciencia y Tecnología puede ser una semilla que crezca muy rápido, que vaya a la par con el desarrollo del país y que sea el motor del desarrollo de este. Entonces, hay que mirarlo así, como un motor que al comienzo manejará un presupuesto relativamente pequeño, pero una vez que logre una buena sinergia con el empresariado en Chile y el sector público, privado, universidades, empresas, ahí se podrá generar un motor de desarrollo para el país, a partir de un Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación.

¿Los privados se están arriesgando, están incorporando innovación?
Yo no veo que en el mundo privado, los inversionistas o emprendedores estén tomando con fuerza el tema de la innovación. Desgraciadamente, tengo la sensación de que en las últimas décadas el mundo privado se acostumbró a ...
lm1
 
Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.