Una Reforma laboral en la medida de lo posible

Una Reforma laboral en la medida de lo posible
La discusión de la Reforma Laboral que impulsa el Gobierno ha provocado evidentes fricciones con el mundo empresarial y no satisface del todo a los trabajadores. Es necesario implementar una Reforma Laboral, sin embargo, la gran interrogante quizá es que si la reforma propuesta –que tampoco ha dejado contentos ni a los mismos diputados oficialistas de la Comisión de Trabajo– ha sido planteada de la mejor manera.
Esta iniciativa modifica algunas materias relevantes, pero mantiene inalterados los fundamentos del Código del Trabajo que fue diseñado por el exministro José Piñera en el año 1979. Establece la ampliación de la cobertura de la negociación colectiva a trabajadores que hoy están excluidos de ejercer este derecho, propone reconocer al sindicato como sujeto principal de la negociación colectiva en representación de sus afiliados y busca ampliar el derecho a información de los sindicatos con la finalidad de mejorar la calidad de las negociaciones y de la relación empresa-sindicatos, entre otros cambios.
La llamada “agenda laboral”, con más de 800 indicaciones al proyecto, ha generado duras críticas tanto de los empresarios –que presionan para no dar más poder a los sindicatos porque esto desequilibra hacia los trabajadores las condiciones de negociación– como por parte de los trabajadores y los sindicatos, ya que sus principales demandas –como la negociación colectiva por rama, los pisos mínimos de negociación, la eliminación de los pactos de adaptabilidad y la restricción de los servicios mínimos– son las que el Ejecutivo ha dejado fuera de la reforma.
Desde la CUT, se ha calificado como la deuda pendiente de la Concertación y la Nueva Mayoría con los trabajadores, puesto que la vieja Concertación se acostumbró a quedar bien, principalmente, con el empresariado. Su dirigente, Bárbara Rebolledo, ha pedido una mayor precisión al Gobierno respecto de los alcances de esta Reforma Laboral.
El expresidente Piñera ha criticado la actual propuesta, pues cree que quitarles libertades y poderes a los trabajadores, para traspasárselos a los sindicatos, va a significar otro duro golpe, donde no solo se verá afectada la capacidad de crear empleos y mejorar los salarios, sino también las relaciones laborales al interior de las empresas.
Para Carla Brega, investigadora de la Fundación SOL, la legislación actual es herencia del Gobierno militar y está basada en burocratizar la actividad sindical, fragmentarla y despolitizar a los trabajadores. En concreto, dice que los pilares del marco regulatorio chileno consisten en un sistema de negociación colectiva que es limitado a la empresa y, además...
lm3
 
 
Regresar arriba
Info for bonus Review William Hill here.

pefc

La revista Innovación & Mercado se imprime en papel con cerfiticación internacional PEFC que proviene de bosques sustentables.